Estas deben ser recomendadas por un especialista tras un exhaustivo análisis del paciente y para quienes no han logrado bajar de peso con otros métodos durante cinco años

México encabeza la lista de la de obesidad en menores de 15 años de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, de acuerdo a su informe anual de 2017.
El 72.5% de la población en la nación tiene esos problemas, de los cuales, 33.3% tiene obesidad y 39.2% sobrepeso. En los últimos 10 años el porcentaje de población obesa se incrementó 3.3%; no obstante, Estados Unidos continúa siendo el país con mayor población con ese mal, 38.2% tiene esta condición.
La mejor estrategia para combatir a la obesidad y bajar los índices de esta enfermedad es la prevención. Realizar ejercicio constante y cambiar los hábitos alimenticios son dos factores fundamentales tanto para evitar su aparición como para bajar de peso.

Sin embargo, cuando estas dos acciones no dan resultados existen otras alternativas para combatirla. Se trata de la instalación de dispositivos u operaciones quirúrgicas para acelerar la pérdida de peso y estás son las más recomendadas:

Gastroplastia de banda vertical. Esta consiste en la creación de un pequeño reservorio que restringe la salida al estómago inferior. La salida se refuerza con una malla a fin de prevenir trastornos y dilatación.

Banda gástrica laparoscópica. Esta operación se realiza para colocar un cinturón o collar de media pulgada alrededor de la parte superior del estómago. Esto crea un pequeño reservorio y una salida fija hacia el estómago inferior. La banda ajustable, que fue aprobada por la FDA se puede llenar de solución salina estéril.

Derivación gástrica. Consiste en dividir el estómago y formar un pequeño reservorio gástrico. El nuevo reservorio gástrico se conecta a medidas diversas de su propio intestino delgado que se ha construido de modo que se forme una rama con forma de “Y”

Cirugía laparoscópica. Esta se recomienda para personas con obesidad severa o mórvida que se determina cuando el individuo pesa más de 45 kilos arriba de su peso normal o el cien por ciento más de su peso ideal.

Las operaciones de malabsorción provocan la reducción de peso al disminuir la absorción de calorías por los intestinos. Estas operaciones consisten en achicar el tamaño del estómago y eludir la mayor parte de los intestinos.

ESTAS CIRUGÍAS PUEDEN REDUCIR EL RIESGO DE CIERTAS ENFERMEDADES COMO SON:

  • Artritis
  • Diabetes
  • Cardiopatía
  • Hipertensión arterial
  • Apnea del sueño
  • Algunos cánceres
  • Accidente cerebrovascular

Las intervenciones destinadas a la reducción del peso deben ser recomendadas por un médico tras una exhaustiva revisión de los hábitos del paciente y son recomendadas para personas on obesidad mórbida. Generalmente se aplican a personas que por más de cinco años no han logrado bajar de peso con otros métodos.

Para quienes no entran dentro de los parámetros de obesidad mórbida, cambiar de estiro de vida es lo más recomendable. Mantenerse activo y realizar ejercicio le ayudará a conseguir el peso ideal. Las dietas deben hacerse para aprender nuevas formas saludables de comer mejor y convertirlas en rutina.

Fuente: debate.com.mx